Examen de fotocopias
Pericias caligráficas

El examen de las fotocopias se ha convertido en una parte importante de la función del perito. A menudo es posible identificar un fabricante en particular y el modelo de fotocopiadora a partir de una sola reproducción de esa máquina. Más frecuentemente y en definitiva de mayor interés, es posible identificar una máquina en particular.

La identificación de las fotocopiadoras con respecto al fabricante depende de la observación de diversas evidencias que aparecen en las fotocopias, que son características de un modelo particular o fabricante.

La identificación de una máquina individual es posible gracias a la observación de los defectos que se reproducen en las fotocopias resultantes. El más común de estos defectos es denominado "basura" y son generalmente el resultado de las partículas de polvo y suciedad. Estas partículas se ven como manchas negras en las fotocopias y pueden permitir la identificación de un ejemplar con otro, si el tamaño, forma y agrupaciones de estas marcas son comparables entre las dos copias. Los defectos pueden ser también el resultado de rodillos y otras partes de una máquina en particular.

También se pueden identificar en muchos casos el período de tiempo que una fotocopia en particular se produjo, si se pueden obtener muestras hechas con la misma máquina en el mismo periodo para la comparación. Debido a que muchos defectos son temporales, tal como el polvo o la suciedad que se limpia periódicamente, las configuraciones de los diferentes defectos (los cuales por lo tanto resultan aleatorias) puede ayudar a establecer la fecha en la que se realizara la reproducción.

Finalmente, si bien es posible "crear" un documento fraudulento utilizando una fotocopiadora, a menudo se pueden observar evidencia de tal manipulacion en las copias obtenidas. El "pegado" de una firma auténtica de un documento en otro documento en el que nunca apareció puede ser detectado desde la copia resultante si se cuenta con el original (o su fotocopia) para cotejo.