Identificación balística
Pericias balísticas

En lo referente a la identificación balística, la misma se basa en que puede afirmarse que cada arma de fuego tiene una personalidad definida, que permite distinguirla y diferenciarla de todas y cada una de las armas de la misma marca y calibre. Esa personalidad del arma radica en las características que presenta el ánima del cañón, y las que imprimen el percutor y el espaldón.

La distancia de disparo es a menudo un factor de importancia crítica en incidentes con heridas. El grado de interés depende de la severidad de la herida y de los pormenores del hecho.

Los suicidios o disparos a corta distancia casi siempre incluyen residuos dentro o alrededor del orificio de entrada, junto con otras características. Esto es relevante ya que en pocas circunstancias se permitirá una distancia de disparo superior a los 70 cm. en heridas autoinflingidas.

Es esencial averiguar con certeza la densidad máxima de la imagen del residuo y su distribución en puntos graduados y medidos que se extienden desde 0 cm (punto de contacto del arma) hasta por lo menos 80 cm.

El material que se utilice como blanco en las pruebas y experimentaciones debe reproducir lo más acertadamente posible, el género (la tela) y otro material que vestía la víctima. El arma y munición que se usará deberán ser similares a los utilizados por el sospechoso, si no fueron secuestrados. En fin, se deben minimizar las variables, ya que el patron observado puede modificarse por infinidad de motivos, entre las que se menciona la longitud del cañon, tipo de carga, carga, etc

. Por ello, es vital la actuacion del perito balistico en estos casos, y no solo basarse en opiniones medicas